Qué hace y qué no hace un psicólogo

Un psicólogo es aquel profesional que ejerce la psicología. La psicología es la ciencia que estudia los procesos mentales, las emociones y la conducta del ser humano. Por lo tanto, un psicólogo es aquel profesional que ejerce la psicología y trabaja con dichos aspectos internos de la persona. Pero hoy en día existen muchos mitos e información errónea acerca de la verdadera labor de un psicólogo y no se conocen las funciones que lleva a cabo en su trabajo, al igual que sus limitaciones.

x  ¿Qué no hace un psicólogo?

No se limita a escuchar

Hay quien cree que ir al psicólogo sirve para hablar y desahogarse. En parte tienen razón, pero no es lo único que se hace en terapia. Un psicólogo no solo se dedica a escuchar, ya que si su labor se limitara a eso el paciente no obtendría ningún cambio ni mejora. La escucha activa por parte del terapeuta es necesaria pero no suficiente para el éxito terapéutico.

No da consejos

Un consejo es una opinión personal que se ofrece a otra persona sobre el posible comportamiento a tener en una determinada situación. Los consejos se dan en función de los pensamientos, experiencias y valores personales propios, y suelen ser dados por personas cercanas, como amigos o familiares. Por ello, dar consejo no es una de las labores del psicólogo ya que la terapia perdería objetividad. Se produciría una interferencia debida a las opiniones y valores personales del profesional, los cuales no tienen por qué coincidir con los del paciente y por lo tanto, resultarles inútiles e incluso contraproducentes.

No te dice lo que debes hacer ni toma decisiones por ti

Un psicólogo no puede decirte qué hacer o cómo actuar. Su verdad no es absoluta. A muchos nos gustaría que, en momentos de crisis o conflicto, alguien nos dijera que hacer para salir airosos, pero esa solución no te la puede dar ni el psicólogo ni nadie. En cualquier caso, un psicólogo te puede ayudar a decidir qué quieres hacer y analizar las posibles consecuencias que vayas a tener, pero la decisión debe ser solo y exclusivamente tuya.

No soluciona tus problemas por arte de magia

El simple hecho de ir al psicólogo no soluciona tus problemas, tampoco lo hace estar mucho tiempo en la consulta ni ir muchas veces en semana. Tener a tu psicólogo delante y esperar a que algo cambie no te servirá de absolutamente nada. Para que un problema se solucione debes trabajar en él, con la ayuda de tu psicólogo por supuesto, pero eres tú el que debe hacer el trabajo y el esfuerzo, y nadie más.

No lee la mente

Los psicólogos no tienen superpoderes ni tienen la capacidad para leer la mente, ni para saber cómo te sientes en cada momento. Su material de trabajo es la información que tú le aportas, por lo que, cuanto menos hables en tus sesiones, menos información tendrá tu psicólogo y más dificultades tendrá para ayudarte en tu proceso. De ahí que el paciente deba tener un papel activo en la sesión y comente todo aquello que considere que puede enriquecer el trabajo terapéutico.

No receta fármacos para eliminar tus síntomas

Es normal que pacientes que presentan síntomas de ansiedad o depresión quieran eliminarlos rápidamente. Lo único que tiene la capacidad para eliminar síntomas de manera casi instantánea son los medicamentos, pero un psicólogo no los receta. Puede trabajar los síntomas, dándote pautas para que los reduzcas o controles, pero puede que no observes los resultados a corto plazo.

v  Entonces, ¿Qué hace un psicólogo?

Entiende y analiza tu problema de forma empática

Gracias a la información que le aportas a tu psicólogo, éste entenderá en que consiste tu problema o situación para, posteriormente proponerte unos objetivos a trabajar que consigan mejorar tu estado actual. Además, no serás juzgado sea cual sea la información que des. El psicólogo empatizará contigo para entender porque esos problemas determinados te están afectando a ti exclusivamente, independientemente de cómo pueda afectarles a otras personas esa misma situación.

Hace que tú mismo puedas entender por qué estás en esa situación

Te explica por qué se ha originado tu problema actual y por qué se está manteniendo, para que empieces a empoderarte del proceso y a responsabilizarte del cambio que conlleva la terapia. Su labor es que tu conozcas y seas testigo, en función de tus características personales, de cómo eres y como te relacionas con el mundo.

Te escucha para comprender como funcionas cognitivamente

Una de las labores más importantes es detectar como funcionas a nivel mental, es decir, conocer tus procesos mentales; tus esquemas y patrones de pensamientos, tus creencias, valores, opiniones, experiencias, tu capacidad de adaptación a los cambios, tu memoria, etc. De esta forma sabrá cómo trabajar contigo, y que estrategias y alternativas de tratamiento podrá ofrecerte.

Hace que conozcas tu funcionamiento cognitivo

Al igual que he comentado antes, te explica como funcionas a nivel interno, es decir, cómo “trabaja” tu cabeza/mente/cerebro. Gracias a estas explicaciones y a determinadas técnicas, empiezas a ser consciente de por qué eres como eres, qué parte de ti es innata y cual, aprendida por la observación de modelos familiares, desde que naces hasta ahora, y que se han establecido como tu funcionamiento “normal” y habitual.

Realiza técnicas y te proporciona estrategias para que trabajes y modifiques esos patrones de funcionamiento

Estas técnicas se hacen tanto dentro como fuera de la sesión. Con ellas descubres información de ti mismo que quizás desconocías, y ordenas la que ya conocías. Algunas estrategias sirven para empezar a reorganizarte o a cambiar a nivel cognitivo y conductual, por lo que te ayudan a adaptarte poco a poco a las situaciones y a tu entorno en general, de una forma más sana.

Proporciona pautas

Un psicólogo te proporciona pautas de contención o de actuación para que puedas utilizar en determinadas situaciones difíciles o problemáticas. Estas pautas no son consejos, son “instrucciones” validadas científicamente, cuya eficacia ha sido demostrada. Debido a que son pautas y no milagros, hay personas a las que le funcionarán unas mejor que otras, por lo que no hay soluciones universales.

Acompaña durante el cambio

Como he explicado antes, un psicólogo no puede hacer el trabajo por ti. Su labor es acompañarte, escucharte, apoyarte, ayudarte y proporcionarte aquello que necesitas para que tú mismo hagas el cambio y provoques tu propia mejoría. Desde que inicias tu proceso el psicólogo hará que adquieras la responsabilidad y capacidad de conseguir tu propio bienestar, hasta llegar al punto de que no necesites de su compañía.

 

Un comentario en “Qué hace y qué no hace un psicólogo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.