El reforzamiento ¿Qué es y qué tipos hay?

¿Qué es el reforzamiento?

El reforzamiento es un proceso a través del cual podemos aumentar la probabilidad de que una conducta vuelva a repetirse en el futuro.

Un reforzador es cualquier cosa que consiga dicho fin, pero lo que hace que algo sea o actúe como reforzador no es su forma o topografía, sino su función, es decir, si en el momento en el que se presenta consigue influir en la conducta que acaba de suceder.

Por ejemplo: darle una golosina a un perro por darte la pata actúa como reforzador. Pero imagina que el perro acaba de comer, le duele la barriga o simplemente tiene acceso a las golosinas cada vez que él quiera; en ese caso la golosina no tendría ese poder reforzante, ya que el perro no tendría la necesidad de realizar esa conducta para conseguirla, o quizás no le interese en ese momento.

De ahí que un mismo estímulo tenga una función reforzante o no dependiendo del momento y las condiciones en las que se administre.

*Algo que asegura que un reforzador tenga el efecto deseado es proporcionarlo tras un periodo de privación, es decir, cuando se lleva un tiempo sin conseguirlo.

Tipos de Reforzamiento:

Reforzamiento Positivo

Sucede cuando después de realizar una conducta determinada se produce, provoca, o se administra algo bueno y deseado por la persona.

Ej: hacer ejercicio para poder comer un delicioso helado; o el ejemplo anterior del perro.

 

HACER EJERCICIO   +   HELADO// Conducta + estímulo apetitivo (algo bueno)

Recibir el helado haría que la conducta de hacer ejercicio tenga más probabilidades de repetirse en un futuro (quedaría reforzada positivamente).

Reforzamiento Negativo

Se da cuando después de realizar la conducta conseguimos eliminar o evitar algo malo o que no nos gusta.

Ej: tomarse una pastilla para eliminar el dolor de cabeza.

TOMAR PASTILLA   –   DOLOR  //  Conducta – estímulo aversivo (algo malo)

Eliminar el dolor hace que la conducta de tomar una pastilla tienda a repetirse la próxima vez que se tenga dolor (quedaría reforzada negativamente).

Hay ocasiones en las que un mismo estímulo puede actuar como reforzador positivo y negativo al mismo tiempo, por ejemplo: Ir al trabajo, ser puntual y esforzarse para conseguir el sueldo a fin de mes (R+), pero también para evitar que te despidan (R-).

*Cuando hablamos de influir sobre el comportamiento siempre tenemos que hablar en términos de probabilidad ya que el hecho de aplicar técnicas de modificación de conducta no asegura que el efecto sea el deseado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.