Diferencia entre emoción, sentimiento y estado de ánimo

Normalmente, tendemos a confundir términos a la hora de expresarnos, sobretodo cuando nos referimos de manera informal a las emociones, sentimientos y estados de ánimo. A simple vista parece ser lo mismo, pero técnicamente no lo es.

Una definición de emoción podría ser la siguiente: “Proceso multidimensional episódico de corta duración que, provocada por la presencia de algún estímulo o situación interna o externa, que ha sido valorada como potencialmente capaz de producir un desequilibrio en el organismo, da lugar a una serie de cambios o respuestas subjetivas, fisiológicas y expresivas, tendentes a lograr la adaptación del individuo a las condiciones cambiantes del medio”.

Y ahora nos preguntamos, ¿Cómo podemos diferenciar estos tres términos?

Las dos dimensiones más importantes a tener en cuenta para diferenciar emociones de sentimientos o estados de ánimo son la intensidad con la que aparecen y la duración que tienen. Es decir, al encontrarnos con una respuesta de gran intensidad y una corta duración nos estaríamos refiriendo a las emociones, en cambio, a medida que la intensidad baja y la duración aumenta, nos referiríamos a los estados de ánimo.

Emoción ···························· Sentimiento ·························· Estado de ánimo

+ Intensidad / – Duración ········································ – Intensidad / +Duración

Emociones

Son expresiones psicofisiológicas instantáneas, inconscientes y de corta duración (un par de minutos como mucho) que determinan el estado de la persona en unas circunstancias determinadas y en un momento concreto. Las emociones básicas o primarias (miedo, alegría, tristeza, ira, asco y sorpresa) son universales, es decir, son experimentadas y expresadas motora y fisiológicamente de la misma manera.

Sentimientos

Son estados del sujeto caracterizados por el impacto afectivo que le causa una persona, animal, cosa, recuerdo o situación en general. Son el resultado de las emociones y suelen presentarse de manera inestable o difusa. Los sentimientos son emociones secundarias o sociales, culturalmente condicionadas y aprendidas, de las que el sujeto es consciente. La condición cultural, temporal (época del desarrollo humano) y educativa es esencial a la hora de expresarlas. Aunque su duración es mayor que la de las emociones, la intensidad con la que se perciben es menor.

Estado de ánimo

Es más bien una actitud, un estado, una forma de permanecer o de estar. Suelen ser estables ya que su duración es prolongada en el tiempo. Afecta directamente a la visión que tiene la persona del mundo, es decir, explica el porqué de las conductas cotidianas. Lo que lo diferencia de las emociones es que es menos específico y menos intenso que estas pero en cambio, es más duradero. Otra diferencia es que un estado de ánimo no se relaciona directamente con un acontecimiento, estímulo o evento determinado, cosa que sí pasa cuando hablamos de emociones o sentimientos.

Algo que asemeja a las emociones y los sentimientos es que tienen siempre un carácter dinámico, activo, cambiante; al contrario que los estados de ánimo, que tienen un carácter más estático y no dependen siempre de las circunstancias exteriores si no de los procesos psicológicos subyacentes en cada individuo.

Estos tres términos se relacionan entre sí formando una cadena. Lo que empezó como una emoción ligada a un determinado acontecimiento, puede desencadenar un sentimiento, el cual podría a su vez convertirse en un estado de ánimo si permanece con la persona el tiempo suficiente y se hace parte de su marco cognitivo y conductual.

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email
Share on twitter

Esta web utiliza cookies para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.