Conceptos básicos de las técnicas de grupo

Un grupo es un conjunto de personas unidas por una afinidad o para conseguir un objetivo común.

Las técnicas de grupo son tareas que se realizan con unos medios, instrumentos o procedimientos variados que sirven para desarrollar una actividad dentro de unos límites preestablecidos.

Los objetivos de las técnicas de grupo son los siguientes:

  • Conocer mejor a los demás y a uno mismo.
  • Conocer la dinámica y el funcionamiento personal a través de la observación demás.
  • Potenciar las dimensiones psicológicas individuales.
  • Aprender y reforzar conceptos psicológicos.
  • Diagnóstico y análisis de procesos psicológicos.
  • Modelado por parte del terapeuta.
  • Superación de trastornos.

En psicología es importante tener en cuenta que las técnicas de grupo deben hacerse con una finalidad concreta que incluya el aprendizaje e interiorización del tema a trabajar. Es decir, no todas las técnicas sirven para ser aplicadas en todos los grupos; debemos conocer de qué grupo se trata, qué características tiene y que necesidades deben cubrirse en ese momento. Algo que podemos hacer es modificar o adaptar las técnicas de tal manera que puedan ser aplicadas en diferentes colectivos.

La eficacia de un grupo para alcanzar sus objetivos se basa en el cumplimiento de las normas y el desempeño óptimo de tareas. Para ello es importante que se consiga una buena adhesión al tratamiento por parte de los integrantes y que el terapeuta muestre coherentemente un rol de liderazgo.

¿Qué condiciones debe reunir un terapeuta para aplicar técnicas de grupo?

  • Analizar previamente la situación social, las características del grupo, los materiales disponibles, etc.
  • Tener capacidad para dirigir un grupo.
  • Conocer y estar familiarizado con la técnica.
  • Adecuar las técnicas a la realidad en la que se desenvuelven los grupos.
  • Formular claramente los objetivos para seleccionar la técnica mas adecuada.
  • Crear un clima grupal cálido y facilitar el desarrollo de la tarea.
  • Liderar de manera flexible y participativa.
  • Propiciar la participación activa y voluntaria de los miembros.
  • Tener una actitud de aceptación hacia la postura o ideales de los integrantes.

A la hora de organizar las técnicas es conveniente realizarlo a través de fichas estructuradas ya que son cómodas para el coordinador, ahorran tiempo de preparación y evitan la improvisación. La información que debe recogerse es la siguiente:

  • Nombre de la técnica.
  • Tipo.
  • Descripción.
  • Objetivo.
  • Condiciones de aplicación: Número de participantes / Duración / Recursos materiales.
  • Realización.
  • Conclusión.
  • Anexos.
  • Variantes: adaptar las técnicas para diferentes grupos o situaciones.

Estos son los conceptos básicos de las técnicas de grupo. Poco a poco iré incluyendo diferentes técnicas que he utilizado en alguna ocasión y comentaré para qué fueron utilizadas. Espero que esta información pueda serviros para posibles intervenciones que tengáis que realizar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.