Mi método

Terapias Contextuales

Las Terapias Contextuales, también llamadas Terapias de Tercera Generación, son un conjunto de terapias que se centran en la evaluación y modificación de conducta de la persona desde un enfoque global o contextual, teniendo en cuenta el sufrimiento y los síntomas pero enfocándose a algo más importante, los valores personales y la posibilidad de tener una vida llena de significado.

Tres de estas terapias o formas de intervención las utilizo en mi ejercicio profesional y paso a explicarlas a continuación:

Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT)

La Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT) es un tratamiento respaldado científicamente, que se centra en el modo en que las personas reaccionan al sufrimiento y en evaluar, junto a la persona, en qué medida ello está afectando a todo lo que valora como importante. Su filosofía de base asume que las personas no tienen ningún tipo de anomalía en sí mismas.

La ACT sostiene que a la base de los problemas psicológicos se encuentra el lenguaje que generamos, que nos produce pensamientos y sensaciones que vivimos como molestos.

Pero al contrario que otras orientaciones, en ACT no se trata de evitar o eliminar lo que nos causa malestar o sufrimiento, sino en aprender una nueva forma de interaccionar con él que no consista en luchar contra él o intentar controlarlo cada vez que se presente. Este control no es la solución, sino que es precisamente lo que mantiene del problema y por lo tanto el sufrimiento.

Tiene como objetivo aumentar la flexibilidad psicológica para así crear una vida significativa para la persona, aceptando el dolor que inevitablemente viene con ella.

calm-2218409_1920

ACT asume que:

· Primero hay que comportarse de acuerdo con los valores y luego uno se sentirá bien, en vez de primero sentirse bien para poder hacer la vida que quieres.

· El sufrimiento es normal y es una señal que está muy cerca de lo que verdaderamente nos importa.

· Hay tanta vida en un momento de dolor como en un momento de alegría.

· Se aspira a poder tener una vida más amplia, más rica y llena de significado.

La intervención en terapia ACT se focaliza en dos procesos principales:

1. Desarrollar la aceptación de experiencias privadas (pensamientos y sensaciones) que están fuera de nuestro control

2. Desarrollar compromiso y acción orientada a vivir una vida valiosa

ACT trabaja por clarificar los valores haciendo que la persona aprenda a elegir la dirección de su vida, diferenciando entre lo que puede ser cambiado (y se quiere cambiar) y lo que no puede cambiarse y se ha de aceptar. Lo que consigue no es cambiar el contexto de la persona si no la forma en la que la persona se relaciona con dicho contexto que le tiene atrapado.

El terapeuta muestra a la persona que lo importante en sesión es su propia experiencia y el camino que decide llevar en su vida, minimizando la función del terapeuta como alguien que indica que se debe hacer, pensar o sentir.

Suelen utilizarse metáforas, paradojas y ejercicios experienciales para ayudar a la persona a darse cuenta de cómo su vida está manejada por sus pensamientos y la continua evitación del sufrimiento. Estos métodos se utilizan para ver lo que realmente le importa a la persona y lo que le está impidiendo actuar en esa dirección.

Psicoterapia Analítico-Funcional

Es una intervención que se realiza in situ, en la propia consulta, y utiliza como herramienta la relación terapéutica.

Pretende detectar las llamadas Conductas Clínicamente Relevantes. Entre estas destacan las conductas problemáticas que el paciente muestra en sesión, las cuales pueden ocurrir de forma espontánea o provocadas por el propio terapeuta para así discriminar su aparición y proponer una forma alternativa de respuesta que sea más beneficiosa para el paciente.

Otras conductas a tener en cuenta son los cambios, mejorías o utilización por parte del paciente de estrategias más adaptativas, las cuales serán reforzadas en el momento para que se incremente su aparición en el repertorio de conducta de la persona.

Técnicas Mindfulness

Esta práctica permite explorar lo que está sucediendo mientras está sucediendo. Aceptando la experiencia tal cual es, tanto si es positiva como si es negativa y aceptando que forma parte de nuestro paso por la vida. Con ello se consigue un distanciamiento de los eventos privados (pensamientos y sensaciones), observándolos y tomando perspectiva de los mismos.

En ocasiones, durante el proceso terapéutico, se pasa por momentos dolorosos, pero estos sólo se traen al presente siempre que tengan significado o valor para ayudar a la persona.

¿A quién se dirige este tipo de terapias?

Se ajusta a personas que llevan años luchando con sus pensamientos y situaciones y no han obtenido resultados.

Se hace especialmente útil para ayudar a hacer frente a problemas como la ansiedad, la depresión, los trastornos obsesivo-compulsivos, los traumas, duelos, el abuso de sustancias, trastornos de la alimentación y un largo etcétera.

También es muy útil para ayudar a las personas a mejorar su rendimiento profesional, académico o vital.